El otro “entretenimiento” de la pesca en Kayak.

Cuando hablamos de entretenimiento, nos solemos referir a la acepción típica de recreo, diversión, distracción, solaz, pasatiempo, divertimiento, juego, , pero existe también otra, la que tenemos la casi obligación de realizar cada cierto tiempo si queremos mantener nuestro material en unas más que buenas condiciones. Entonces hacemos referencia a la conservación, sostenimiento o del material.

 


Cuando empezamos en este mundo, donde lo que buscamos es precisamente entretenernos, tenemos que llevar a cabo una serie de acciones si no queremos que todo ese material que hemos ido recopilando a lo largo del tiempo y que tanto dinero sumado nos ha costado se vaya deteriorando. Labor que precisamente, nos entretiene menos de lo que parece, ya que llegamos cansado de la jornada.
En esta guía intentaremos detallar algunas formas de llevarlo a buen fin.
El kayak.
Cuando llegamos al final de nuestra salida, es conveniente dar un enjuague con agua dulce a toda nuestra embarcación. Si bien es cierto que es material plástico, este lavado es conveniente para eliminar los restos de salitre acumulado, así como de arena o de carnada que hayamos podido utilizar. Siempre es de agradecer que en la siguiente salida, nuestro kayak esté limpio, sin arenilla y sin olores.
Para ello puede servir cualquier toma de agua, quien lo tenga al alcance (patio, campo …), un centro de lavado de automóvil (con el kayak en la baca del coche, y aprovechamos para limpiar éste), o para lo más afortunados, una toma de agua en el mismo punto de salida/llegada (entiéndase por puerto, pantalán ,…).
Además, con este lavado de agua dulce, conseguiremos evitar la oxidación de los elementos metálicos, tornillería que pudiéramos llevar, que aunque suelan ser de acero inoxidable, no está de más cuidarlos.
Si nuestro kayak tiene algún tipo de tambucho es conveniente dejarlo algo abierto mientras esté “descansando”, ya que procuraremos airear el interior y evitar condensaciones, óxido interno y malos olores en esas zonas internas, como por ejemplo cables de la sonda, etc.
Si además tenemos funda de neopreno que lo protejan, ésta debemos dejarla airear para que no se pudra.
Cada cierto tiempo, durante un largo temporal, o en época que sepamos que no vamos a salir, puede ser conveniente hacer una limpieza más a fondo, con jabón, incluso por dentro del casco.
Lógicamente, hay que incluir en el lavado la pala, asiento y chaleco.
Utensilios.
Entiéndase ancla, boyas, cajas, cuchillos, pasapeces …. Es conveniente también endulzarlos a la vuelta de nuestras salidas, ya que así se podrá conservar en mejor estado, y por tanto, nos durarán más. Además, aunque sean de inox, siempre es bueno eliminar las acumulaciones de sal en partes móviles, para dejar un perfecto movimiento donde se necesite.
Aparejos, cañas y carretes.
Los aparejos son los que más suelen sufrir el desgaste del agua salada, ya que son los que más en contacto están.
Después de cada salida es conveniente, al menos, endulzar todo el equipo, cañas, carretes, señuelos ….
Si bien, cada cierto tiempo es recomendable hacer una limpieza más a fondo.
En el caso de las cañas, puede ser útil, impregnar las anillas y partes metálicas de algún producto que sea repelente de la humedad, para eliminar óxido acumulado en las anillas o en sus sujeciones. También para cañas enchufables (de 2 tramos, por ejemplo), engrasar dicha unión para facilitar el montaje y desmontaje.
Para los carretes, este mantenimiento se hace si acaso más necesario. Deberemos desmontar el carrete (ojo con recordar dónde vá cada pieza), enjuagando concienzudamente el interior, y lubricando de algún producto recomendado. Cuidado de usar productos engrasantes agresivos con la línea, o que actúen de “aflojatodo”, conllevando un aflojamiento de la tortillería interna.
Yo personalmente uso Neptuno, de Agerul. Un producto bastante bueno, que respeta a las líneas y me va de maravilla.
Si nuestro carrete no es de “los buenos”, pues casi se compra uno nuevo cada x tiempo y listo. Si es de calidad, pues el mantenimiento es obligatorio, si no queremos darnos cabezazos cuando veamos que nuestra inversión se queda atascada y no funciona correctamente, casi siempre, cuando más lo necesitamos.
Con los señuelos, un buen lavado a la recogida, nos permitirá mantener los anzuelos y anillas en buenas condiciones. Si vemos que se han deteriorado, es imprescindible cambiarlas por otras nuevas, al ser posible del mismo tamaño que las originales. No debemos “castigarnos” con perder una pieza por culpa de una potera rota en un determinado momento.
Equipos electrónicos (sondas, gps)
Nuestros auxiliares electrónicos son propensos a recibir rociones de agua en nuestras salidas, y en el peor de los casos, algún que otro chapuzón submarino. Al volver a casa, antes de guardarlos, debemos enjuagarlos, sin miedo, eso sí, tapando con el dedo las conexiones que tuvieran a modo de tapón. No os preocupéis que están preparados para aguantar el agua. Después, puede ser conveniente lubricar con algún producto que elimine la humedad de dichos conductos.
Dicha lubricación también es recomendable para los bornes de conexión a la batería, y al extremo del cable que conectará con el transductor.
El producto comentado anteriormente hace perfectamente esa función, además de otros como wtd40, por ejemplo.
Vestuario
Nuestros neoprenos, cortavientos, etc tenemos que pasarlos también por le enjuague. Con ello conseguiremos que en el siguiente uso estén limpios de arena, algas o cualquier otra sustancia. Puede ser recomendable una limpieza más a fondo, con jabón, para eliminar cierto olores, aunque en algunos casos, como en escarpines, sea casi misión imposible.
Espero que os sea útil esta guía, y sobre todo que, seamos conscientes de que si no justo después de nuestra salida, si al menos en días siguientes, tenemos la necesidad de realizar un buen entretenimiento de nuestro material si queremos sacarle el máximo rendimiento.
 
 

Texto: António Delgado, Aguaras 

Anuncios

~ por Apeská en 6 noviembre, 2007.

2 comentarios to “El otro “entretenimiento” de la pesca en Kayak.”

  1. Gracias Aguaras, me va a ser de utilidad. Ya me contarás cuando nos veamos lo del lubricante que usas.

    Un saludo

  2. Apuntaros un buen antihumedad, yo lo uso mucho para los escarpines y para cualquier otro material como los señuelos para que se quede todo sin humedad. Se trata del arroz. A los escarpines tras el enjuague y dejarlos secar un poco por sí solos, se les mete un buen puñado, y al cabo de uno o dos días están secos totalmente. Al igual en la caja de señuelos o incluso en la caja del carrete, se puede meter un saquito de arroz, (un saquito de los que traen los detergentes), éste irá eliminando la humedad del ambiente y lo mantendrá todo seco. Está asegurado. Por cierto, si el movil se cae al agua o cualquier otro aparato electrónico, se coge una fuente llena de arroz y se “sumerge” el aparato durante dos o tres días, igualmente resucita.

    Saludos
    .-Kurrican-.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: