Argyrosomus regius o Leviatan del Atlantico… dedicado a BoinaJJ

Mañana oscura, con nubes que recorrían el cielo de suroeste a noreste. La mar estaba oscura, tirando a tétrico. Ni barcos ni redes y en la playa sólo dos pescadores hartos de algas y ninguna picada.

Desde luego me esperaba un día de soleado. Las olas rompían con cierto brío, la entrada se preveía pasada por agua. Pero no pensaba renunciar, estaba decidido a salir, en mi mente, la idea de pasear el kayak en lo alto del coche, como que no.

Me decidí y para adentro.

Pase el primer espumerío, paleé un poco y paré, pues la siguiente ola venía con ganas de vestirme de mojado. Empezó a acercarse y yo a rezar para que rompiera. Unos 6 metros antes rompió, dí dos paladas con ímpetu y me quedé flotando sobre ella, una sensación muy agradable, descendía y rumbo a la piedra P. La actividad pegada a la costa no estaba mal, en cuanto me separé unos metros, la sonda sólo marcaba el fondo. Una vez en la piedra, aquello seguía sin marcar nada de nada, cosa muy extraña. Me sentí “confundido” por unos instantes, sigo para adentro o me acerco a las rocas y hago un poco de curricán y al menos me puedo distraer. Pero nada ¡yo iba a lo que iba!.Buscaba algo de talla.

Seguí mar adentro, buscando la piedra J pasando por la NPI y por Marzo, y en ninguna de ellas había absolutamente nada.

¡Esperaremos a que la marea empiece a bajar mientras me como ese bocadillo que esperaba me calmase la fatiguilla que la mar de fondo me estaba provocando. La marea llevaba una hora bajando para cuando volví a situarme en la piedra, pues también aproveché para inspeccionar el fondo por los alrededores. Los peces seguían sin aparecer. ¡Parece que hoy no es mi día de pesca!. Decidí ir acercándome a la costa investigando y pasando por S. Una vez en S, la sonda seguía sin querer pitar, así que a investigar.

A un centenar de metros, encontré una piedra curiosa, y otra, y otra. Marqué con el GPS lo que parecía ser una laja de piedra. La actividad no tardó en hacer presencia. Peces por todos lados, algunas sardinas me saludaron con un salto a poca distancia, bajé el jig, el pulpito y la pluma. Las caballas me empezaban a alegrar el día y los jureles les hacían compañía. Momentos muy divertidos, los dobletes frecuentes, e incluso algún triplete cuando le entraban al jig de 60 gramos. La deriva era suave, aunque eso importaba poco, pues la jauría estaba decidida a tirar bocado a todo aquello que pasara cerca o se despistase un poco. Muchas entraban cuando descendía, otras en el momento de dejarlo parado a cualquier altura y dar un pequeño tirón y subiendo cuando me daba tiempo.

Durante casi cuatrocientos metros de deriva estuve subiendo pescado como loco. Impresionante tenía que ser lo que había montado allí abajo, una balsa de ese tamaño en estado de excitación plena, y los grandes tenían que estar por allí, así que decidí dar otra pasada para intentar averiguarlo. Mi primera intención fue dejar el aparejo abajo aunque picara para probar que pasaba. Mientras pensaba esto mi jig descendía tirando del maltrecho aparejo con dos plumitas. Paré el jig, tiré y ya había uno enganchado. Ahora tocaba dejarlo a ver qué pasaba. Dicho y hecho, el carrete empezó a sonar con una monótona y continua melodía ¡bendito regalo para mis oídos! y activación de los 6, 7 o incluso 8 sentidos. Si, incluso esos que no tenemos se me activaron.

Presioné con el dedo la bobina del carrete, pero esta no desaceleraba su tempo, apreté un poco el freno y nada, coloque de nuevo mi dedo en la bobina, pero aquello seguía sonando. Volví a realizar la operación de nuevo, pero aquél esprint se prolongó durante no se cuanto tiempo, tal vez un minuto, tal ve más. Alcanzó los 70 metros tirando de mí y de un zalabar con unos kilillos de pescado atravesando la laja.

Agotado por el tremendo esfuerzo, el leviatán, como lo llama mi amigo Alberto, quiso descansar, pero ahí estaba yo, tirando de él con fuerza pero con tiento para no romper el monofilamento del 45. De vez en cuando volvía ha entonar la melodía de la chicharra, pero ya eran carreras cortas. Llegué a su altura, marcándome la sonda que estaba a 14 metros, cambió de dirección y se convirtió en una lucha igualada, ella me sacaba lentamente hilo de la bobina y yo se lo recuperaba bombeando. Los antebrazos me dolían, pero no podía dejarla descansar, y esta vez la caña de spinnig de acción 30-60 de 2.10m había sido reforzada con un par de anillas en el puntero que le daban mayor robustez..

Me llevó al punto de partida volviendo a atravesar la delgada laja que había bajo nosotros, se quedó pegada en los 14 metros unos minutos y con un último cúmulo de fuerza y adrenalina, durante unos segundos volvió a sonar el carrete, pero esta vez para arrojar la toalla definitivamente tras 18 minutos de combate.

A partir de ahí la sonda me informaba de que con cada bombeo que hacía el animal rendido se acercaba a mi casco. Una sombra blanca, como si de un fantasma se tratara brillo entre las aguas ya no tan oscuras, proyectando sobre mí una sensación paradisiaca, volviendo a desaparecer de nuevo para después dejarse ver ya sin más remedio.

Cogí el bichero, y tras un par de intentos, pues su piel no era fácil de atravesar, logre asestarle un golpe que indicó el final del combate. La cogí por la cabeza, incliné mi cuerpo hacia atrás y vino a mis brazos cual sirena enamorada. Volví al lugar en el que comencé mi singladura, esta vez sólo dejé el jig. No podía irme sin intentarlo aunque sólo fuera una vez más. Bajé los 60 gramos un par de veces, el viento arreciaba y la salida, cargado con 20.5 kilos de majestuosa corvina, y algunos de caballas y jureles que desestabilizaba el kayak de manera considerable y me hacía mantener una postura poco adecuada, no me iban a ayudar, el cupo de pescado completo a ojo de buen Cubero, aún con un par de kilómetros de paleo por delante y otros factores inclinaron la balanza del lado de la playa.

Refrán popular: Mete espina para sacar corvina.

Fdo: Ignacio Cubero Mejías

Captura dedicada a nuestro buen amigo BoinaJJ, integrante de PESKAMA

Equipo Apeská, Mayo 2008

Anuncios

~ por Apeská en 15 mayo, 2008.

23 comentarios to “Argyrosomus regius o Leviatan del Atlantico… dedicado a BoinaJJ”

  1. si señor que no se diga. Esa boca me da miedo

  2. Impresionante,que bonito, que bonito,que monstruo, que guevos…enfrentarse sólo en medio de la mar a un bicho con ese poderío y en su medio.
    Si el echo de compartir tan peculiar afición ya me llena de satisfación, la dedicatoria de un trofeo como éste, tan anelado y significativo,ya es que me colma de alegría y de ilusion.
    Gracias compañeros,gracias.
    Esperamos impacientes la narración de la captura de tan sobervio ejemplar.
    ¡Quillo!,como te lo llevastes “pa” tierra, cargado ó a remolque?.
    Un abrazo Tornicon,Apeska y a los compañeros en general.

  3. Menudo bicharraco tornicon, jajaja yo lo pude ver, y vamos casi tiene que dejar le kayack en la playa y llevarse el bicho en la baca, jajaja un saludo y enorabuena tas hecho un crck. aaaa deja algo pa los demas!

  4. Impresionante Captura Señor de las corvinas, éste debe ser tu nickname a partir de ahora, al menos así será para mi…

    No quiero adelantar nada más y esperar a ese magnífico relato en el que a buen seguro nos emocionarás a todos.

    Un abrazo “Señor de las corvinas”.
    Caballa

  5. ¡Torni…Torni! ¿Ese peazo de bichejo no te propondría hacer guarrerías españolas con ese cacho de boquita que se le ve? Si hubiera sido así, me alegro de que no aceptaras.

    Cuenta, cuenta …¿profundidad, hilo, jig, horas que llevabas ya pescando, carrete, caña… en que pensabas cuando luchabas con él, en qué pensaste al verle el peazo de boca cuando ya lo tenías casi afuera, lloraste de alegría, te reistes de nervios…? Cuenta lo que quieras, pero cuéntalo ya por favor.

    Enhorabuena.

  6. La verdad es que temí por mi integridad física teniendo la boca del pez apocos centímetros de mis genitales, pero cn las piernas le mantenía la boquita cerrada, eso sí, cuando miraba la cola era una sirena de talla perfecta.

    Espero que el relato os haya gustado, he intentado plasmar un poco los sentimientos y sensaciones vividos.

    saludos y gracias.

  7. ¡¡¡¡Qué peazo de bichooooooooooo!!!! Como me alegra el haber esperado para poder leer el texto y poder admirar ls fotos, yo quiero sacar uno de esos aunque sea la cuarta parte de grande que esa.

    Felicidades Ignacio, Caballa tiene razón, las corvins cuando ven salir tu kayak se ponen a temblar.

    ¿Una última pregunta a que profundidad estaba el fondo cuando te entró?

    Un saludo.

  8. ¿ Alguien puede imaginar la carita que se me puso, cuando apareció Ignacio por casa, para pedirle “ayuda” a Javier, para “filetear” semejante ejemplar? Jajajaja. Eso sí, debo decir en favor de ambos, que me dejaron la cocina como “los chorros del oro”. Felicidades Ignacio por tu magnífico relato y ! que se repita!! Besitos.

  9. ¡Oh, Señor de las Corvinas!
    bronceadas ninfas te acompañan,
    que regalan momentos de locura
    y a otro cualquiera engañan.
    ¡Oh, Señor de las Corvinas!
    dejanos cortejar al menos una.

    (Oda a Tornicon, “Señor de las Corvinas”

  10. la profundidad etorno a los 17 meros.

    Uranoscopus, el pescador poeta.

    Saludos y gracias a todos

  11. Illo esa corvina es la del año pasao q la tenias congela , q la conozco por el luna q tiene al lao del ojo.
    Compi te dije un dia q un pez como ese solo se coje una vez , pero me equivoque, siempre sacas provecho del dia por muy malo q este y rara vez te vas de vacio.
    Dicen q la pesca es suerte , pero tambien es arte y tu tienes to el arte oleeee.
    Enhorabuena campeon.

  12. Vaya vicho eso solo lo encuentras por esas aguas.
    Por aqui por fuengirola, lo maximo que se puede cojer son los jureles y no muchos tendrias que haberles echo unas fotos, se van a sentir menospreciados aunque supongo que cuando vieron la boca se sentirian mas acojonados que otra cosa.
    UN SALUDO Y ASTA PRONTO.

  13. Poco ya que añadir despues de lo que han dicho los compañeros.
    Mi mas sincera enhorabuena Tornicon,el que las sigue las consigue,y un 10 tanto por las fotos como por el relato.
    Eso si que es llenar la nevera.

    Saludos desde El Puerto.

  14. Felicidades por la captura, y comono por el relatoo.
    Menuda comilona te vas a pegar gachon, un saludo.

  15. Formidable la jornada de pesca y es que el insistir y no dejar de pescar te puede dar magnificos resultados como en tu caso.
    Menudo submarino de las profundidades, felicidades campeon!!!!

  16. Gracias a todos, respecto a las caballas y jureles, si os fijáis en la foto de la boca, a la izquierda se pueden ver. Eso sí, no se podían asustar, pues le había aliviado el sufrimiento minutos antes. Como supongo que ya sabréis, si a las caballas las decapitas, además de dejar de sufrir están más ricas por perder la sangre, y pasan a convertirse en “caballas caleteras”

    saludos y gracias de nuevo a todos por vuestras felicitaciones.

  17. Mi más sincera enhorabuena,eres de los que das ánimo con tus capturas a los que todavía no hemos tenido EL PRIVILEGIO de enganchar uno así, gracias por tus relatos que nos dan fuerzas pa seguir intentándolo.

    SALUDOS.

  18. El relato magistral.Con él me has echo acompañarte en tan legendaria jornada de pesca.Y las fotos IMPRESIONANTES.

    Gracias Tornicon.

  19. Impresionante y épico. Hay que quitarse el sombrero. Esto no se va a olvidar así como así. Me sumo a lo que dice Raulubi …. nos das fuerzas pa seguir creyendo que es posible.
    Gracias maestro.

  20. Mi amigo Diego, el año pasado me dijo que eso se coge solo una vez en la vida. Demostrado que no llevaba razón, Aunque hace un par de años no me imaginaba que cogería algo así.
    saludos

  21. Nos encanta y nos motiva ver a compañeros sacar bichos de estas medidas…acoj…
    Supongo que la lucha con el animal fué táctica y de mucha resistencia por tu parte.
    ENHORABUENA !! Tornicón.
    Conociendo a Boina; seguro que las dejao herio de admiración.
    Saludos y nos vemos en la mar, Sir Owen’s.

  22. Eso es cadiz verdad??? y cerquita de la ciudad es asi?? .
    Alucinante… Con ese material, en un kayak!! ..ASi que es posible!!! … Mi mas sincera enhorabuena.
    Tiene que ser una maravilla!! .. La picada, ver el bicharraco por primera vez… rendido, el viaje de vuelta recordando la lucha, Mirarla y mirarla y seguir mirandola…
    ESTOY TODO ENFERMO!!!!!!!!!!!11

  23. Menuda Corvina o Leviatán a(como se llame), por aquí Valencia no hay especies de estas , lo que si hay por aquí es un pez llamdo palomina que puede lelgar a pesar 30Kg , es muy parecido a la Corvina pero es un pez azul y se pesca dessde la roca con cebo vivo ( está prohibido pescar con vivo , pero si no es así no hay nada que hacer).
    Viendo estos relatos y fotos sólo me dan ganas de hacer una cosa , salir a pescar con mi Kayac .
    Hoy cojo vacaciones y voy a dedicarme una semana, por lo menos a pescar con el Kayak.
    Saludos y buena pesca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: