Rapala, una historia muy real.

…”Tu y tu mejor amigo os encontraís en vuestros kayaks, lanzando vuestros señuelos hacia la rompiente, una y otra vez…
Ambos queréis pescar pero solo uno lo logra “No lo consigo”, se queja el desafortunado. “Mi señuelo se parece mucho al tuyo, incluso pesa lo mismo”. Tu sonríes consciente del tema y vuelves a lanzar.
Nada mas empezar a recoger, lo sientes… el susurro de la puntera de la caña que se traslada hasta la manivela del carrete como si de una descarga eléctrica se tratase.


En algún lugar debajo de la superficie tu señuelo ha cobrado vida. Súbitamente y tan rápido como empezó, tiro hacia detrás de tu caña y comienzas a ver la linea correr la rompiente de un lado a hacia el otro… lubina.

Con la lubina cogida con el pulgar, comienzas a quitar los anzuelos y esperas a escuchar la inevitable pregunta “Hey coléga, te queda otro señuelo de esos”…

____De cena: madera de Balsa____!

Nunca he podido aplicar con tanto acierto el famoso lema “Lo importante es lo que lleva dentro”, y con los señuelos Rapala se hace realidad. La magia de la madera de Balsa, ha enganchado tanto a peces como ha pescadores desde hace mas de 65 años.
Todo comenzó cuando un simple pescador finlandes (Lauri Rapala) tuvo que hacer frente a una crisis laboral y buscar una forma optima de pescar y así alimentar a su familia. Esta historia se resume en que aquella crisis genero el nacimiento del legendario Original de Rapala. En sus comienzos las tiendas llegaron a pagar hasta 25 dólares en régimen de alquiler por disponer de este señuelo tan real y efectivo.

En su búsqueda por el material optimo para la fabricación del señuelo, Don Lauri primero probo la madera de cedro. mas tarde lo intento con madera de pino pero muy pronto se percato que la única madera que permitía al señuelo navegar correctamente e imitar tan estrictamente a los alevines era la de Balsa. Se trata de una madera muy ligera, pero la mas resistente en relación a su peso.
Con cualquier otra madera, el señuelo pesaría por lo menos tres veces mas.
Ademas gracias a la Balsa, la acción del señuelo es extremadamente real.
Con un simple movimiento del puntero de la caña, se genera un inmediato movimiento del señuelo dada su gran sensibilidad, permitiendo capturas las presas mas agresivas.

____Mas difícil de fabricar, mas fácil de pescar.____

Durante los últimos años, replicas de los señuelos Rapala mas económicas, fáciles de fabricar, de plástico han sido introducidas en distintos mercados por sus competidores. Bien aunque el hecho de copiar a Rapala se puede considerar un halago, los resultados no se han acercado en lo mínimo a los rendimientos de rapala.
Un señuelo de plástico de la misma forma y peso requiere mayor energía para moverse, y la acción es mas brusca y poco natural.
Dado que la madera de balsa no es el material mas simple y barato de trabajar, solo Rapala de entre todos los fabricantes de señuelos ha diseñado y desarrollado el equipamiento y herramientas especificas para crear perfectos señuelos de Balsa.
Este esfuerzo ha compensado de largo dado que ahora millones de pescadores sabemos que la Balsa es necesaria para dar vida al movimiento del señuelo.

____Cuanto mas a mano se fabrique mas peces se consiguen.____

No hay ningún señuelo en el mundo que se manufacture con tanto detalle y toque humano que un Rapala de balsa.
El proceso comienza en el secadero, donde la madera de mejor calidad es cuidadosamente seleccionada. Dado que la Balsa es un material natural, interior es mas pesado que los bordes por lo tanto cada bloque es pesado y luego separado. Algunos señuelos son fabricados con material ligero, medio o pesado según la consistencia que se precise.
Cada bloque de madera se introduce en un molde, que modela la forma del cuerpo del señuelo. Posteriormente se realizan unos cortes de precisión y se abre un hueco en la panza del señuelo para el cable de acero y las cavidades necesarias para la introducción de peso. Se introduce el cable en el cuerpo, los pesos son pegados y colocados en su posición correcta. Todo este proceso es realizado a mano.
En este punto, incluso los acabados complementan las propiedades únicas de la Balsa. Cada señuelo esta recubierto de doce finas capas de laca y barniz, que incrementan la resistencia de la madera sin aumentar el peso.

____Ajustados a mano y probados en pecera.____

Para finalizar, todos los señuelos de Balsa son probados en peceras en las fabricas atados a punteras de cañas para que estén listos para utilizar nada mas sacarlos del envoltorio.
En el primer lance, el señuelo se posa suavemente sobre la superficie del agua, prácticamente imperceptible. Posteriormente, con el giro de la manivela, el pequeño alevín de madera se balancea, se mueve cuidadosamente hasta pescar el corazón de todos los pescadores del mundo.

Datos e imagenes: Normak 2004.

Equipo Apeská, Enero 2011.

~ por Apeská en 2 enero, 2011.

2 comentarios to “Rapala, una historia muy real.”

  1. muy interesante tu articulo, referido a los señuelos duros rapala. la verdad es que yo tambien soy de los que pienso que rapala marco desde un principio las diferencias, y deja muy atras a toda la morralla made in china que por desgracia cada vez son mas frecuentes en las tiendas de pesca,sin embargo los pescadores curtidos en el noble arte de la pesca, ya saben donde encontrar la calidad.

  2. En el tema de los señuelos tiene mas vigencia que nunca el dicho de que lo barato sale caro.
    Alguna vez he caído en la tentación de comprar señuelos artificiales de plàstico y al rato la pintura ya se desprendía, y no hablemos de la forma de nadar que tienen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: